Los cojines de lactancia son artículos especialmente diseñados para facilitar el proceso de lactancia materna. Están disponibles en diferentes tamaños, formas y rellenos, si bien todos los modelos hacen que amamantar al bebé resulte más sencillo. La idea es que tanto la madre como el bebé se encuentren lo más cómodos posible.

Las mamás saben bien que cada sesión de lactancia puede extenderse ostensiblemente. De ahí que sea indispensable hallar una postura que resulte confortable para ellas. Esta es la misión de los cojines de lactancia, ideales para este cometido. A continuación te ofrecemos algunos consejos para que encuentres el modelo más conveniente.

Lo más importante

  • Los cojines de lactancia suelen gozar de gran ergonomía, de manera que se adapten tanto a la madre como a la fisonomía del bebé.
  • Dada su función, suelen estar forrados en materiales muy suaves y de tacto agradable, así como fáciles de limpiar.
  • Hay modelos muy versátiles que pueden usarse ya desde el embarazo como almohada y hasta que el bebé comience a tomar el biberón.

Ranking: Los mejores cojines de lactancia

Si te estás planteando adquirir un cojín de lactancia, echa un vistazo a los siguientes modelos que te proponemos. No olvides que estos artículos están ideados para que amamantar al bebé sea un momento relajado y tranquilo tanto para la mamá como para el peque. Valora cuáles son tus necesidades y selecciona el modelo apropiado.

Puesto nº1: Niimo PL20

Este modelo no solo destaca por su bonito diseño en color gris, sino que se trata de un cojín de lactancia Amazon’s Choice. Cuenta con una funda extraíble 100% algodón, mientras que su relleno está confeccionado a base de copos de fibra hueca revestidos de silicona. El resultado es un artículo antiácaros, hipoalergénico y de ágil secado.

Ofrece el equilibrio perfecto entre rigidez y ligereza. De este modo, consigue reducir la carga del peso del bebé en los brazos y espalda de la madre. Ayuda a que el bebé se mantenga en la posición correcta y facilita su digestión. Disponible en estampado de estrellas o lunares blancos, mide 190 cm de largo e incorpora un cierre con botón.

Puesto nº2: Scamp 100% poliéster

De carácter universal, este cojín de lactancia llama la atención por ser apto tanto para la etapa de lactancia como para el embarazo. El relleno está fabricado en 100% poliéster y posee homologación antibacteriana. En cuanto al exterior, es de popelina de algodón. Ambos materiales brindan una suavidad, ligereza y confort óptimos.

Se trata de un artículo apropiado para meter en la lavadora y, de hecho, la funda es totalmente intercambiable. Está disponible en un sinfín de diseños y colores. Tiene un tamaño de 160×30 cm y un peso de algo más de 1 kg. Es muy manejable y adopta la forma enseguida. Si el usuario lo precisa, puede extraer algo de relleno para su comodidad.

Puesto nº3: Cambrass Star

Este modelo está disponible en varias tonalidades pastel, como beige, celeste, rosa o gris. Estampado con decenas de estrellitas, es un producto que contribuye a que el bebé adquiera la postura adecuada mientras su madre lo está amamantando. Al ser ergonómico, previene tensiones en la espalda, muñecas y codos durante la lactancia.

Con unas medidas de 53×45 cm, este cojín de lactancia está fabricado en España y se caracteriza por su tacto suave. No solo aporta gran comodidad y un efecto relajante a la madre durante el periodo de lactancia. También es un producto ideal para las cervicales de cualquier adulto, siendo recomendable para usar durante los viajes.

Puesto nº4: Boppy

Con estampado de flores, de árbol de la vida o liso son algunos de los diseños en los que está disponible este modelo, uno de los cojines de lactancia más vendidos de Amazon. Entre sus características principales encontramos que es un artículo ergonómico, casi imposible de deformar y que ofrece una excelente adaptabilidad.

La funda de este cojín es de algodón. Esta es extraíble, por lo que puede lavarse en la lavadora. En cuanto al relleno, está compuesto de una mezcla de fibra exclusiva. Indicado para niños entre los 0 y 12 meses, sirve de apoyo durante la lactancia, aunque también actúa de rincón para que se relajen y, más adelante, aprendan a sentarse.

Puesto nº5: Sei Design banana-pillow xl

Con unas medidas de 170×30 cm, este cojín es perfecto no solo para la lactancia, sino también para el embarazo o, incluso, para relajarse. Consta de una funda exterior confeccionada en 100% algodón, un tejido que le confiere un tacto muy suave. Respecto al relleno, es de fibras huecas revestidas de silicona con forma de glóbulos.

Está disponible en diversos colores y todos los modelos incorporan un simpático bordado de un animalito en uno de los extremos. Lo mejor es que, al gozar de una gran longitud, también puede servir de cómoda almohada. La funda es extraíble y lavable a máquina hasta 60ºC. Es apta para personas alérgicas y puede meterse en la secadora.

Guía de compras: Lo que debes saber sobre los cojines de lactancia

Los cojines de lactancia están pensados para facilitar al máximo el proceso de alimentación del bebé durante sus primeros meses de vida. Especialmente al principio, este necesitará varias tomas al día, de ahí que la mamá necesite alimentarle en una postura cómoda. He aquí algunas de las consideraciones clave sobre estos artículos.

Bebé con su madre

Un primer aspecto a tener en cuenta es el material de fabricación del cojín.
(Fuente: Trendsetter Images: 68751944/ 123rf.com)

¿Qué es exactamente un cojín de lactancia?

Un cojín de lactancia es un tipo de almohadón específicamente diseñado para hacer más confortable, tanto para la madre como para el bebé, el proceso de lactancia. El objetivo de estos artículos es elevar el cuerpecito del bebé mientras está siendo amamantado, de manera que no se resientan el cuello, espalda y brazos de la madre.

Se presentan en un buen número de diseños y longitudes. Muchos de ellos recuerdan a los clásicos cojines de viaje para las cervicales, de ahí que tengan diversos usos. Otros modelos tienen una longitud mayor, de manera que también son óptimos para usar como almohada durante el embarazo.

foco

Los cojines de lactancia suelen ser blanditos, flexibles y livianos.

¿Cuáles son las ventajas de utilizar un cojín de lactancia?

Sobre todo en las primeras semanas de vida del bebé, este precisará varias tomas de alimento al día. En cada una de ellas, la mamá deberá armarse de paciencia, pues el bebé necesita su tiempo para alimentarse. Mantener una postura incorrecta podría causar dolor e incomodidad en la madre y convertir este momento en un suplicio para ella.

Los cojines de lactancia aterrizan para corregir estas posturas y hacer el proceso de lactancia mucho más llevadero. Al ayudar a tener una posición adecuada, exigirá un menor esfuerzo al bebé al alimentarse. Así, su digestión será mucho mejor y quedará satisfecho. Para la madre, contribuye a prevenir dolores derivados de una mala postura.

Bebé recién nacido

Los cojines de lactancia son artículos de textura blanda y muy flexibles, pensados para que el bebé se encuentre cómodo. (Fuente: Trendsetter Images: 70940325/ 123rf.com)

¿De qué están rellenos los cojines de lactancia?

Por lo general, los cojines de lactancia son artículos de textura blanda y muy flexibles. Están pensados para adaptarse a las distintas posturas a la hora de alimentar al bebé, ya sea con el pecho o con un biberón. Esta versatilidad se explica por su relleno. Uno de los rellenos más comunes es aquel elaborado a base de fibras de poliéster.

La ventaja de este material es que no se deforma y contribuye a dar firmeza al propio cojín, sin descuidar su confort. También hay cojines que incorporan plumas o algodón en su interior, proporcionando gran calidez. Por último, hay otros modelos cuyo relleno es de perlas de poliestireno, muy adaptables pero quizás menos durables.

Tipos de relleno Ventajas Desventajas
Algodón Fibra natural

Muy suave

Hipoalergénico

No puede someterse a altas temperaturas
Plumas Cálido

Adaptable

Fibra natural

Más caro
Fibras de poliéster Indeformable

De fácil lavado

No se deteriora

Fibra sintética
Perlas de poliestireno Adaptables

Más económico

Se deforma con facilidad

Menor vida útil

Espuma Resistente

Muy utilizado

Puede resultar más duro

¿Qué tipos de cojines de lactancia existen?

A grandes rasgos, podríamos decir que existen dos tipos de cojines de lactancia, a juzgar por su forma y longitud. En primer lugar, conviene hacer referencia al cojín tipo herradura o ‘U’. Por su diseño, se adapta a la cintura de la madre, de manera que el bebé pueda apoyarse en él mientras lo amamanta. Lo ideal es que la madre está sentada.

En segunda instancia, están aquellos cojines de lactancia con forma de churro. Estos son bastante más alargados que los anteriores, llegando incluso a los 2 metros de longitud. Por su diseño, pueden ser muy prácticos en la última etapa del embarazo de la mujer, para apoyarse, pero también para el proceso de lactancia.

¿Son aptos para la lavadora los cojines de lactancia?

Para averiguar si un cojín de lactancia es apto para lavar a máquina o no, habrá que echar un vistazo a sus materiales de fabricación. Así, será preciso atender tanto a su exterior como a su interior. Hay modelos que incorporan una funda extraíble, lo que significa que esta puede introducirse en la lavadora para que siempre estén higiénicos.

En el caso de aquellos cojines elaborados en una sola pieza, habrá que consultar las indicaciones del fabricante. Recuerda que, dependiendo del relleno del artículo en cuestión, es posible que no sea apto para lavar a máquina. Hay rellenos como los de perlas de poliestireno que podrían sufrir deformaciones si se meten en la lavadora.

Bebé comiendo

Los cojines de lactancia te permiten tener libres tus manos para que puedas realizar otras tareas.
(Fuente: Rimma Zaytseva: 34841895/ 123rf.com)

Criterios de compra

A la hora de seleccionar el mejor cojín de lactancia, debes considerar diversos factores. En el mercado, encontrarás diversos modelos que se adecuan a las diferentes necesidades de los padres y los bebés. A continuación, te hablamos de algunos de los principales criterios para que tomes la decisión de compra más acertada.

  • Material de fabricación
  • Tamaño y peso
  • Mantenimiento
  • Diseño
  • Firmeza

Material de fabricación

Un primer aspecto a tener en cuenta es el material de fabricación del cojín. En este punto, habría que considerar dos detalles: el exterior y el interior. Lo ideal es seleccionar un modelo que esté confeccionado en materiales hipoalergénicos, agradables y suaves al tacto. Otro detalle indispensable es que sea un tejido transpirable.

En cuanto al exterior, lo ideal es que sea una funda lavable fabricada en fibras naturales y de calidad como el algodón. Respecto al relleno, una excelente opción es apostar por cojines equipados con fibras de poliéster. Estas se caracterizan por ser indeformables, flexibles y tener una gran capacidad para recuperar su forma.

bebé sobre manta blanca

Los cojines de lactancia están pensados para facilitar al máximo el proceso de alimentación del bebé durante sus primeros meses de vida.
(Fuente: Kati Finell: 13153683/ 123rf.com)

Tamaño y peso

Muy importante es considerar el tamaño y peso del cojín de lactancia, especialmente de cara a su almacenaje o transporte. Aquellos que son de tipo herradura, es decir, en forma de ‘U’, resultan más fáciles de guardar, así como de manejar, al ser más pequeños. La ventaja es que los podrás manipular incluso con una sola mano.

Por su parte, los cojines tipo churro presentan una mayor longitud, habitualmente entre 170 y 180 cm. Lo mejor de estos modelos es que no solo sirven para amamantar al bebé, sino también para estar más cómoda en la cama durante el embarazo. Como contra, resultan más aparatosos y un poco más pesados a la hora de almacenarlos.

Mantenimiento

Un cojín es un producto que vas a usar con bastante frecuencia, esto es, varias veces al día. Al ser un artículo de lactancia, supone que podría ensuciarse con facilidad, ya sea del propio alimento o por un posible vómito del bebé, entre otros casos. De ahí que sea vital optar por un cojín de lactancia que permita un sencillo mantenimiento.

Lo ideal es escoger, entonces, un modelo que incorpore una funda extraíble y lavable. De este modo, no importa las veces que se manche, pues podrá lavarse a máquina de manera fácil. Hay que tener en cuenta que, de no contar con una funda, quizás el cojín no sea apto para introducir en la lavadora. No en vano, el relleno podría resentirse.

Mamá en mecedora con su hijo

Mantener una postura incorrecta podría causar dolor e incomodidad en la madre y convertir este momento en un suplicio para ella.
(Fuente: famveldman: 54638788/ 123rf.com)

Diseño

Como cualquier otro artículo para bebés, es obvio reparar en el diseño. La buena noticia es que los cojines de lactancia están disponibles en un sinfín de colores, estampados y formas, dependiendo del modelo y marca en cuestión. Hay quien prefiere tonalidades más suaves y pastel, mientras que otros optarán por colores más vistosos.

Es necesario tener en cuenta los detalles de cada modelo. Hay cojines que incorporan un cierre en la parte frontal (con botón o con una lazada) para favorecer la toma del bebé. Incluso, hay otros modelos equipados con útiles bolsillos o con apoyos para la cabeza del bebé o la espalda de la madre respectivamente, entre otros accesorios.

Ana MonenteFarmacéutica

«El cojín te permite liberar una o ambas manos, lo que es muy útil cuando te pasas muchas horas dando el pecho a tu bebé. Sobre todo cuando este es pequeñito».

Firmeza

Por último, deberás valorar la firmeza del cojín. Lo ideal es que sea un modelo que mantenga el equilibrio entre firmeza y adaptabilidad. De presentar estas cualidades es responsable el relleno del artículo. Es importante apostar por un modelo blando y flexible, pero lo suficientemente firme como para que sea cómodo para la madre y el bebé.

El relleno de fibra de poliéster es uno de los más demandados, pues destaca por conservar su firmeza aun con el paso del tiempo. No olvides que la idea de utilizar uno de estos cojines es facilitar el proceso de lactancia. Por ello, estos artículos deberán favorecer una posición cómoda que alivie la tensión muscular.

Resumen

Es posible que los cojines de lactancia no se encuentren en la lista de prioridades de los padres a la hora de preparar el ajuar de un bebé. Sin embargo, está claro que cumplen una función muy interesante y que, a la larga, estos agradecerán. No solo ayuda a mejorar la toma del bebé, sino que supone un alivio para la mamá en la lactancia.

Dependiendo del modelo escogido, podrás darle un uso más allá del proceso lactante. Hay cojines que cumplen una misión vital durante la última etapa del embarazo, pero también cuando el bebé comienza a tomar el biberón. Incluso, constituyen mullidos rincones para que el bebé repose y se relaje mientras hace la digestión.

Si te ha gustado este artículo, te animamos a compartirlo en tus redes sociales. Si lo prefieres, puedes dejarnos un comentario.

(Fuente de la imagen destacada: Oksana Kuzmina: 15644976/ 123rf.com)

Califica este artículo

1 Star2 Stars3 Stars4 Stars5 Stars
33 Voto(s), Promedio: 4,00 de 5
Cargando…