No es ningún secreto que a los niños les fascina el mundo de los adultos. Observan a su papá y mamá conduciendo por la carretera y ellos sueñan con hacer lo mismo. De ahí que los coches de juguete para niños estén tan en alza. Tienen un tamaño adecuado para ellos y están diseñados para que los conduzcan de manera autónoma.

Con ellos, se sentirán los dueños del asfalto. Algunos funcionan a pedales y otros son eléctricos. Eso sí, independientemente del modelo, tienen en común que les permiten recorrer cierta distancia por sí solos. Ya que la oferta de estos juguetes es tan amplia, te animamos a consultar esta guía de compras para escoger el mejor modelo.

Lo más importante

  • Los coches infantiles son juguetes que simulan vehículos reales. Todo niño sueña con ser como su papá o su mamá, de ahí que les encanten estos artículos.
  • No representan únicamente una fuente de diversión, sino que resultan muy beneficiosos para su desarrollo cognitivo y motor.
  • Las tipologías más comunes son: coches eléctricos (que funcionan con un pequeño motor), coches con pedales y por empuje.

Ranking: Los mejores coches de juguete para niños

Los coches de juguete para niños no tienen nada que envidiarles a los de adultos. Los modelos más innovadores son eléctricos, lo que significa que están dotados de un motor para alcanzar cierta velocidad. En relación al diseño, las opciones son diversas, pero la mayoría emula perfectamente a los de verdad.

Puesto nº1: Schiano Mini Cooper Rosa 6V

Los peques más presumidos ya no envidiarán nada el vehículo de sus papás. Se trata de un coche Mini Cooper de color rosa con motor de 6 V. Este modelo está indicado para niños de entre 2 y 4 años. Como incluye un mando de radiocontrol, incluso podrán utilizarlo a partir de su primer año de vida. Basta con que sus papás lo manejen.

Con unas medidas de 99x53x50 cm, a este coche de juguete no le falta detalle. Incorpora un coqueto asiento de conductor, volante y dos espejos retrovisores para facilitar la conducción. Ofrece una potencia máxima de 15 vatios y una velocidad de 3 km/h. Cuenta con luz y sonidos que lo dotan de autenticidad. Soporta un peso máximo de 30 kg.

Puesto nº2: HOMCON Todoterreno eléctrico blanco

Este coche de juguete es el todoterreno que cualquier niño o niña quisiera tener. De color blanco, tiene unas dimensiones de 100x63x57 cm y está indicado para peques de entre 3 y 8 años. Incorpora una batería de 12 V y admite una velocidad entre 2,5 y 5 km/h. Una de sus principales cualidades es que tiene dos sentidos de marcha.

Esto significa que este vehículo 4X4 puede ir tanto hacia adelante como hacia atrás. De este modo, el niño se sentirá un conductor profesional. Asimismo, está equipado con función de música, de forma que la conducción será mucho más divertida. Este coche eléctrico, además, viene con cinturón de seguridad y luces.

Puesto nº3: Le Petit Nouveau Baghera Clásico

Este modelo es un vehículo para los coleccionistas de corazón. Es la prueba de que un coche de juguete no tiene por qué ser eléctrico para proporcionar buenos ratos. Se trata de un artículo de diseño retro inspirado en la década de los 30. En concreto, emula a un Baghera Clásico. De color verde, este coche a pedales es una tentación.

Posee unas dimensiones de 80x30x50 cm y tiene un peso de en torno a 15 kg. Por sus características, es un modelo especialmente indicado para niños y niñas de entre 3 y 6 años. Algunos de sus elementos destacados son dos vistosos faros delanteros y un volante. En la matrícula, aparece inscrito el año 1939 para mayor realismo.

Puesto nº4: Toyrific Mercedes Benz

Los más peques de la casa también pueden disfrutar de un flamante Mercedes Benz gracias a este coche eléctrico. El icónico logotipo preside el diseño de este vehículo de juguete descapotable. Un cómodo asiento de conductor y un volante para manejar este deportivo son algunas de sus características más notables.

El coche alcanza un máximo de 5 km/h, a través de un práctico pedal. Asimismo, incluye conexión para MP3 para, así, escuchar música durante el trayecto. Con un tamaño de 115x59x33,5 cm, este modelo está indicado para niños a partir de 3 años de edad. Cabe añadir que no dispone de control remoto, por lo que debe utilizarse cerca de un adulto.

Puesto nº5: Jamara Ped Race

Este simpático coche infantil es estupendo para los niños más pequeños. De acuerdo con el fabricante, es apropiado para niños de entre 1 y 4 años. En un llamativo color rojo y con una cara sonriente en la parte frontal, es un coche a pedales. Está equipado con un volante muy real y dos espejos retrovisores para una experiencia más auténtica.

Asimismo, este modelo cuenta con un claxon. De este modo, el peque podrá pulsarlo cuando lo desee durante su paseo. Tiene unas medidas de 81×56,6×46,5 cm y está fabricado en 100% plástico. Este material brinda una absoluta resistencia y solidez al conjunto. El fabricante recuerda que este producto no dispone de freno.

Guía de compras: Lo que debes saber sobre los coches de juguete para niños

Previamente a comprar un coche de juguete, deberás tener en cuenta diversas consideraciones. En función de la edad del pequeño o del entorno en donde se usará, será mejor un modelo u otro. En esta sección, nos encargamos de resolver las dudas más comunes acerca de estos productos infantiles. Así, podrás tomar una óptima decisión de compra.

Coche de juguete

Un modelo más básico podría costar en torno a los 30 y 50 euros.
(Fuente: Rasstock: 45919910/ 123rf.com)

¿Qué es exactamente un coche de juguete para niños?

Los coches infantiles son juguetes de estética similar a un automóvil real en el que pueden montarse y conducir. Esto sucede porque tienen unas medidas apropiadas a su peso y altura. Por lo general, son juguetes fabricados en materiales aptos para uso infantil, pero, a la vez, resistentes. También, suelen contar con diversos accesorios.

Ya que emulan a los vehículos de los adultos, están equipados con asiento de conductor y espejos retrovisores. Por supuesto, el volante es uno de los complementos indispensables. Este permitirá a los niños sentirse los amos de la carretera. Dependiendo del modelo, podría incluir otros extras como música, luces o claxon, entre otros.

¿Por qué son beneficiosos los coches de juguete para los niños?

Hay pocos juguetes que puedan emocionar tanto a un niño o niña como los coches. Desde bien pequeños, los vehículos forman parte de su vida. Observan a sus papás conducir y ellos sueñan con hacerlo algún día. Los coches de juguete les ofrecen la oportunidad de ser independientes y, sobre todo, de tener altas dosis de diversión.

Son juguetes que les ayudan a familiarizarse con el entorno. Con ellos, poco a poco irán adquiriendo habilidades como el sentido de la orientación o la coordinación. Asimismo, suponen una fuente de ejercicio, especialmente si funcionan a pedales. Por último, favorecen su autoestima, al sentirse tan mayores como sus papás.

Coche eléctrico

El precio no será igual en un cochecito con pedales sencillo que en un vehículo bidireccional y con iluminación.
(Fuente: Sbhorse: 109153663/ 123rf.com)

¿Qué tipos de coches de juguete hay en el mercado?

Básicamente, podríamos diferenciar tres tipos de coches de juguete: eléctricos, con pedales y para empujar. Los primeros son los más demandados, dado su componente tecnológico. Estos modelos incorporan una batería y un motor que permite que el coche se desplace solo pisando el pedal. La velocidad máxima suele situarse en los 5 km/h.

Los coches con pedales requieren que el peque mueva sus piernecitas para que se pongan en marcha. Estos, por el contrario, no disponen ni de batería ni de motor. Por tanto, su funcionamiento es muy sencillo. Los coches para empujar están indicados para los más peques. Precisan, por ende, la ayuda de un adulto.

foco

Recuerda que los coches de juguete no se recomiendan a niños menores de un año.

¿Para qué edades son recomendables los coches de juguete?

Dependiendo del coche y de las indicaciones del fabricante, cada modelo será apto para una edad u otra. Los coches de juguete para empujar suelen estar dirigidos a niños de en torno a un año. Esto significa que son apropiados para quienes están aprendiendo a caminar. De ahí que requieran que un adulto los empuje.

Por su parte, los modelos más avanzados, generalmente, son adecuados para niños a partir de tres años de edad.

Habrá que fijarse en las dimensiones del vehículo también. Hay coches de juguete más grandes, ideales para niños de hasta 8 años. En definitiva, será preciso cerciorarse de las características y especificaciones de cada modelo.

Coche de juguete

Existen coches con estilos muy elegantes e iluminación incorporada.
(Fuente: 54202237/ 123rf.com)

¿Pueden ser peligrosos para los niños los coches de juguete?

Si el coche de juguete cumple con todas las normativas de seguridad, es un artículo que no presentará inconvenientes. Especialmente en los coches eléctricos, los padres deberán estar más atentos. No en vano, son modelos que alcanzan cierta velocidad y, por ello, las precauciones deben extremarse. Así se evitarán colisiones y golpes.

Por esta razón, hay coches eléctricos que incluyen un mando a distancia. Este artilugio brindará a los padres el control absoluto del vehículo, minimizando el riesgo de daños. Al estar dotados de un pequeño acelerador, conviene que un adulto esté pendiente de que la velocidad es adecuada. El objetivo es que el peque se divierta sin riesgos.

Criterios de compra

Después de recopilar un poco de información sobre estos juguetes, llegó el momento de la compra. Para seleccionar el modelo apropiado para el peque de la casa, es preciso que tengas en mente ciertos factores. A continuación, te damos una lista de algunos de los criterios de compra más importantes. Toma nota de ellos.

  • Edad de uso
  • Tipo de coche
  • Seguridad
  • Accesorios
  • Calidad y acabados
  • Facilidad de uso

Edad de uso

Como en el caso de cualquier artículo infantil, es esencial revisar las instrucciones del fabricante. Los coches de juguete pueden ser aptos para un rango de edad comprendido entre los 12 meses y 8 años. Por supuesto, dependerá del modelo en cuestión. El diseño y las dimensiones del coche son factores decisivos.

Pese a que hay modelos adecuados para diversas edades, suelen estar recomendados para niños desde los 2 o 3 años. Para los más pequeños, es aconsejable que los coches eléctricos se acompañen de un control remoto. De este modo, será un adulto quien maneje el vehículo a través de un mando, reduciéndose los posibles riesgos.

Edad Tipo de coche ideal Beneficios
1-2 años Coches de juguete por empuje Permiten aprender a caminar más rápido
2- 3 años  Coches de juguete eléctricos con control remoto o a pedales  Diversión y seguridad
4-8 años Coches eléctricos  Mayor comprensión del entorno y autonomía

Tipo de coche

Anteriormente vimos que, usualmente, hay tres tipos de coche de juguete para niños. Los coches eléctricos son, quizás, más aconsejables para los peques a partir de los 3 años. A esta edad, ya comienzan a ser más conscientes de su entorno, por lo que pueden gozar de cierta autonomía. Si se acompañan de control remoto, mucho mejor.

Los modelos con pedales son muy útiles para ejercitar las piernecitas del pequeño conductor. La velocidad que alcance el coche, entonces, vendrá determinada por sus pedaleos. A movimientos más rápidos, mayor velocidad. En el caso de los eléctricos, disponen de un motor que admite una velocidad máxima de unos 5 km/h.

Seguridad

Velar por el componente de seguridad en los coches de juguete es vital. En este factor influyen los materiales del artículo, así como la inclusión de ciertos accesorios. Por ejemplo, sería deseable que contase con un cinturón de seguridad. La resistencia a golpes es otra de las cualidades que debiera tener un coche infantil.

Ni que decir tiene la necesidad de que el producto esté homologado y cumpla con la normativa europea. Es la única manera de que la seguridad esté garantizada. De ser un cochecito eléctrico, sería interesante que incorporase un mando para que un adulto pueda tomar el control. Hay situaciones en las que podría ser necesario.

Accesorios

Los accesorios se encargarán de que el coche goce de mayor o menor realismo. Por lo general, todos los modelos cuentan con asiento de conductor, espejos retrovisores y volante. Asimismo, las ruedas suelen ser muy similares a las de un vehículo auténtico. Al peque le gustará que su coche se parezca al de sus padres.

Los modelos más completos cuentan con elementos como cinturón de seguridad, iluminación, claxon o sonidos. La existencia de un maletero o espacio para guardar sus objetos personales también es un buen plus. Algunos, incluso incorporan conexión MP3 para que el peque escuche su música favorita. Al final, todo suma.

Calidad y acabados

La calidad de los materiales de fabricación es importante desde el punto de vista del diseño y de la seguridad. Lo ideal es que sean materiales aptos para uso infantil, es decir, resistentes y durables. El plástico suele ser el material más común. Conviene cerciorarse de que este es robusto y soporta bien cualquier golpe eventual.

Fíjate también en los acabados del vehículo. Hay diseños muy novedosos que incluyen todo lujo de detalles. Apuesta por un modelo de una marca infantil conocida o de casas de coches como Mercedes, BMW o Volkswagen. Esto se traducirá en más garantías y en unos acabados intachables. Opta por un coche cuyas ruedas sean también de calidad.

RocíoSanitaria

«Los coches de juguete para niños ayudan a desarrollar la inteligencia, mejorando la capacidad de sincronización de movimientos entre cuerpo y mente.»

Facilidad de uso

Que sea el último grito en innovación y goce de un diseño espectacular, no es suficiente. Un coche de juguete debe ser un instrumento de fácil uso. De nada sirve que el vehículo tenga varias direcciones de marcha si el peque no entiende bien su manejo. Es importante que sea un reto para él, pero no un imposible.

Lo principal de un artículo de este tipo es que le aporte diversión. Pero también conviene que no le suponga grandes esfuerzos porque se acabará frustrando. En ocasiones, lo más sencillo es lo más adecuado y no es necesario que sea el juguete más tecnológico. El peque te lo agradecerá y también tu bolsillo.

Resumen

Pocos juguetes hay en el mercado que enloquezcan más a los peques de la casa. Desde los 2 o 3 años, tienen mucho éxito los juegos de imitación, pues les encanta jugar a ser papás. De ahí que los coches de juguete, que tanto se parecen a los reales, les vuelvan locos. Con estos artículos se sentirán libres y la diversión será inconmensurable.

A la hora de seleccionar el modelo apropiado, es conveniente tener algunos aspectos claros. La edad del pequeño, sus gustos, la seguridad o el precio son algunos detalles clave. Los niños crecen rápido y son juguetes que podrían durar apenas unos años. Por ello, la decisión de compra debe contemplar todos los posibles escenarios.

Si te ha gustado nuestro artículo, te animamos a compartirlo en redes sociales. Queremos saber tu opinión, así que también puedes dejarnos un comentario.

(Fuente de la imágen destacada: Schmidt: 30993029/ 123rf.com)

Califica este artículo

1 Star2 Stars3 Stars4 Stars5 Stars
50 Voto(s), Promedio: 5,00 de 5
Cargando…