El baño del bebé es un momento bonito y gratificante para madres y padres. Caricias, juegos y sonrisas crean un vinculo emocional muy especial con el niño. Mientras que para él es una experiencia en la que se estimulan todos sus sentidos mediante texturas, olores y sonidos. Y, por supuesto, se miman y cuidan su piel y cabello.

La piel del bebé aún no ha alcanzado la madurez de la de un adulto. Es más delgada, su pH es neutro y no tiene aún suficiente vello. Factores que la hacen más sensible y vulnerable. Por ello requiere productos más suaves, delicados y específicos para sus características, como el champú para bebé. Aquí te ayudaremos a escoger el mejor.

Lo más importante

  • El momento del baño del bebé es algo más que su higiene. Para el bebé es una experiencia multisensorial. Y para los padres, un tiempo para mimarlo y protegerlo poniendo cuidado en algo tan delicado como su piel. Por ello, aunque forme parte de la rutina, debe ser relajado y seguro.
  • La piel del bebé tiene diferencias fisiológicas con la del adulto y está en pleno desarrollo. Por esta razón, necesita productos especiales para ella que la respeten y protejan. El champú para bebé que escojamos debe garantizarnos una higiene eficaz, reforzando sus defensas naturales y ayudando a su correcto desarrollo.
  • Optar por un champú para bebé con ingredientes naturales nos ayudará a proteger la piel de nuestro bebé. Si usamos un producto libre de químicos, evitaremos exponerlo a sustancias que podrían provocarle irritaciones, resequedad, eccemas o reacciones alérgicas.

Ranking: Los mejores champús para bebés del mercado

Tienes claro que quieres lo mejor para tu hijo, pero, ¿qué champú para bebé es el más adecuado? Ante la amplitud de oferta que hay actualmente en el mercado es difícil escoger. Más aún, teniendo en cuenta que uno no sabe si el producto funcionará hasta que lo prueba. Por eso, para facilitarte la tarea, aquí te ofrecemos una pequeña ayuda.

Puesto nº 1: Caléndula baby wash cuerpo y cabellos Weleda

Como su nombre indica, el ingrediente principal de este champú es el extracto de caléndula. ¿Has oído hablar de ella? La caléndula es una planta que posee numerosas propiedades beneficiosas para nuestro organismo. Entre ellas, las de reducir la inflamación, estimular la regeneración y recuperación de la piel y fortalecer sus defensas.

Con este champú, el cabello del bebé queda suave, sedoso y fácil de peinar, y su piel, hidratada. Se trata de un producto de alta tolerancia, incluso en pieles sensibles. Y además, no contiene conservantes, colorantes, perfumes sintéticos ni sustancias de origen petroquímico.

Puesto nº 2: Suavinex – Gel Champú Espumoso, pH 5.5, 400 ml

El champú Suavinex está formulado con ácidos grasos derivados del coco. Limpia delicadamente la piel del bebé evitando que se reseque e irrite. Hace bastante espuma, con lo cual ahorraras producto. Y este dura lo suficiente para que tu peque disfrute de un baño agradable y divertido.

Este champú tiene un pH de 5.5 y no contiene parabenos, petrolatum ni lauryl sulfato sódico. Y huele genial porque lleva la fragancia de la colonia Baby Cologne de Suavinex.

Puesto nº 3: Chicco Natural Sensation – Gel y champú sin lágrimas, 500 ml

Los ingredientes naturales principales de este champú son Aloe Vera y camomila (también conocida como manzanilla). Estos activos producen una acción emoliente que ofrece alivio a la piel irritada. Y a la vez hidratan y suavizan maravillosamente el cabello, dejándolo muy fácil de peinar.

Este champú para bebés está especialmente formulado para reducir el riesgo de alergias y mantiene el pH fisiológico de la piel. No contiene sulfatos, parabenos, fenoxietanol, alcohol, colorantes ni jabón.

Puesto nº 4: Burt’s Bees Baby Bee, Champú y Gel (235 ml)

La proporción de ingredientes naturales presentes en este champú para bebé es de un 98,9 %. Está elaborado a base de aceites vegetales de cítricos y coco y no lleva sulfatos, parabenos, ftalatos, aceites minerales ni perfume. Importante también es que es un champú hipoalergénico.

Quienes lo prueban quedan encantados con su aroma y con los resultados de este producto natural. La piel del bebé queda hidratada y su pelo, suave y con mucho brillo.

Puesto nº 5: Sebamed – Champú Suave Sebamed 500ml

El champú para bebé de Sebamed contiene extracto de hierbas de manzanilla. La propiedad de este ingrediente natural es la de ser emoliente, es decir, que alivia irritaciones y calma la piel. Pero también se caracteriza por aportar brillo y suavidad al cabello.

Este producto presenta una alta tolerancia en todo tipo de piel y no contiene compuestos nitro-almizclados, formaldehído, nitrosaminas ni dioxano. Tampoco lleva aditivos colorantes y es 100 % libre de jabón y agentes alcalinos.

Guía de compras: Lo que debes saber sobre los champús para bebés

Da mucha rabia comprar un producto cosmético y después de darle la oportunidad durante un par de usos quedar desconforme con él. A nadie le gusta tirar el dinero. Así que, antes de lanzarte a gastar te recomendamos que le eches un ojo a esta guía. Aquí te respondemos algunas cuestiones acerca del champú para bebés.

Mamá con bebé en bañera

El champú para bebés se debe emplear en poca cantidad.
(Fuente: Fam Veldman: 55715839/ 123rf.com)

¿Cómo se debe utilizar el champú para bebés?

El champú para bebés se debe emplear en poca cantidad. La suficiente para enjabonarle el pelo y cuerpo con un masaje suave. La mayoría de estos champús hacen espuma, así que no es necesario utilizar más producto. Para aplicarlo por el cuerpo también se puede utilizar una esponja para bebés. Y al terminar, aclarar bien.

Recuerda que en el baño del bebé es primordial controlar la temperatura del agua. No tiene que estar ni muy caliente ni muy fría (entre los 30 ºC y los 35 ºC). Vigilar la temperatura del ambiente. Intentar siempre que el baño no supere los 5 minutos. Y una vez acabado, retirar al bebé y envolverlo enseguida con una toalla para que no coja frío.

¿Con qué frecuencia bañar al bebé?

En este aspecto las opiniones difieren tanto entre los pediatras como entre los padres. La mayoría apunta a que la frecuencia de este hábito depende de las diferencias culturales. Sin embargo, aunque el bebé no suda, hay que prestar atención a la higiene de pliegues, área del pañal y ombligo.

Lucia Galán BertrandPediatra

«No debemos utilizar la cosmética de adultos en las pieles de los niños porque pueden tener efecto estrogénico en ellos».

¿Cuándo empezar a usar champú para bebé?

Hasta que el bebé no empieza a gatear casi no se ensucia y un baño solo con agua puede ser suficiente. Sin embargo, en cuanto el peque comienza a explorar su entorno las cosas cambian. Esos cuerpitos aventureros que todo lo tocan necesitan algo más para estar limpitos. Este el momento idóneo para añadir el champú a la rutina del baño.

Una segunda señal será que el bebé se hará más inquieto y le costará más estar tranquilo en la bañera. La espuma, las burbujas del champú y algún juguete de agua que le divierta te serán de mucha ayuda. El estará entretenido y tú podrás bañarlo sin problemas.

¿Por qué es mejor un champú para bebé con pH 5.5?

Cuando hablamos del pH de la piel nos referimos a la medida de acidez o alcalinidad de esta. Los champú para bebés con pH 5.5 imitan el del manto ácido de la piel del bebé. El manto ácido es una especie de barrera o escudo protector de la epidermis. La resguarda de agentes agresores como bacterias y microorganismos.

Si utilizamos productos con un pH diferente al del manto ácido, el estado natural de este escudo se ve alterado. Al modificarse su acidez, pierde su eficacia dejando la piel expuesta a ataques de agentes externos. Por el contrario, los productos que mantienen su mismo pH, colaboran en el refuerzo de su defensa.

bebé bañándose

Los champú para bebés con pH 5.5 imitan el del manto ácido de la piel del bebé.
(Fuente: Pavel IIyukhin: 55144400/ 123rf.com)

Criterios de compra

Vamos a ir aún más al grano. Escribe “champú para bebés” en el buscador de Amazon y te han aparecido unos cuantos. Genial, pero, ¿qué aspectos tienes que tomar en cuenta para elegir uno?. Aquí van los criterios a valorar:

  • Composición
  • Tipo de piel del bebé
  • Producto pediátrico
  • Envase
  • Relación calidad-precio

Composición

La piel del bebé se caracteriza porque su epidermis no está plenamente desarrollada y es más permeable que la del adulto. Por este motivo debemos intentar evitar los productos con una alta composición química y decantarnos por aquellos con ingredientes naturales.

Es preferible y recomendable escoger un champú para bebés que no contenga conservantes, colorantes ni perfume. Y conviene cerciorarse de que sea hipoalergénico y que esté dermatológicamente testado.

Mamá con su bebé

Recuerda que en el baño del bebé es primordial controlar la temperatura del agua.
(Fuente: Evgeny Atamanenko: 64792535/ 123rf.com)

Tipo de piel del bebé

Al comprar el champú para el bebé hay que tener en cuenta las características especiales de su piel. Así como ocurre en los adultos, los bebés también tienen diferentes tipos de piel y cada una de ellas tiene necesidades especiales.

Tipo de piel Características Qué tipo de champú para bebé necesita
Piel normal Suave y flexible. Este tipo de piel necesita productos que protejan e hidraten manteniendo sus cualidades naturales.
Piel seca Áspera y propensa a escamarse. La necesidad de esta piel es de nutrición y por tanto necesita un producto específico para ese fin.
Piel sensible Se enrojece y se irrita fácilmente al estar expuesta a las agresiones diarias tales como viento, frío, roces o agua con exceso de cal. Es una piel muy delicada que además de requerir protección extra e hidratación, necesita un champú emoliente que le aporte alivio a la irritación.
Piel atópica Es una piel extremadamente seca que suele pasar por períodos de intenso picor y rojeces localizadas. Necesita un producto que la proteja y que a la vez sea emoliente para calmarla y con la capacidad de redipilizarla.

Otro factor a tener en cuenta es la presencia de la costra láctea en el cuero cabelludo del bebé. En este caso hará falta un champú para bebé que ayude a eliminarla y prevenga su aparición.

Producto pediátrico

Puede sonar a obviedad, pero si no se conoce bien sobre el tema se puede caer en el error sin querer. Como ya hemos explicado más arriba, la piel del bebé no es como la del adulto. Es más fina y sensible al absorber los componentes de los productos que se aplican sobre ella. Si estos no son los adecuados, puede verse afectada negativamente.

Los productos que no son pediátricos están pensados para pieles que ya han alcanzado un estado de maduración. Pieles que tienen otras necesidades y que requieren, por lo tanto, otros aportes. Por muchas cualidades que tenga un champú para adultos, su composición puede no ser la adecuada para la piel del bebé. No te arriesgues.

Envase

Las que somos madres sabemos bien esto y seguro más de una os reiréis recordándolo. Porque más de una vez nos hemos visto cual malabaristas intentando manipular envases poco “amigables”. ¿Quién no ha deseado haber nacido con tres manos en lugar de dos? Más allá de bromas, el tipo de envase es también un criterio de compra a tener en cuenta.

Cuando bañamos al bebé debemos sostener con un brazo su cabecita y espalda para evitar accidentes. Si no hay otra persona en ese momento, aplicar el champú se complica. Manipular con una sola mano un envase con tapa de rosca, o incluso uno de los que se aprietan, es complicado. Conclusión: los de formato dosificador son los más prácticos.

Relación calidad-precio

Lo barato puede salir caro, dicen. Y en este caso debemos hacer caso. Ya que si ese coste está relacionado con la salud de nuestros hijos conviene no arriesgarse. Al comprar un producto que va a estar en contacto con la piel del bebé hay que tener muy en cuenta la calidad de sus ingredientes y valorar en base a ello el precio del producto.

Lo más importante es prestar atención a la composición del producto. Un champú para bebés más barato puede llegar a contener ingredientes de baja calidad o exceso de químicos. Y estos pueden provocar, a corto o largo plazo, daños en la piel de nuestro bebé.

Resumen

El baño del peque no es solo parte de su rutina. Es una oportunidad de verlo disfrutar experimentando con el agua, emitiendo sonidos y haciendo muecas mientras nosotros aprovechamos para tratar con mimo su piel. Esta es muy delicada y necesita especial atención, sobre todo en lo que se refiere a su higiene y cuidado.

Un cuidado incorrecto de la piel pone en riesgo su barrera de protección. La hace cada vez más sensible y vulnerable al ataque de bacterias, infecciones y hongos, entre otros. Por ello es tan importante escoger el champú para bebé adecuado. Uno que limpie suavemente su piel y cabello, protegiéndolos y reforzando sus defensas naturales.

Si te ha gustado nuestro artículo y te ha servido para escoger un champú para bebés, te animamos a que lo compartas en tus redes sociales y nos dejes tu comentario.

(Fuente de la imagen destacada: Famveldman: 30781420/ 123rf.com)

Califica este artículo

1 Star2 Stars3 Stars4 Stars5 Stars
32 Voto(s), Promedio: 4,03 de 5
Cargando…