Cuando bañamos a nuestro bebé, le cambiamos la ropa o el pañal, se fortalecen los vínculos paternofiliales y los padres disfrutamos mucho. Sin embargo, si lo hacemos fuera de casa la cosa puede llegar a complicarse. Hay veces en que los lugares donde debemos cambiar al «peque» no son los más cómodos del mundo pero, por suerte, existen los cambiadores portátiles.

Gracias a estos productos podemos estar tranquilos y cambiar a nuestro bebé allá donde vayamos. Un cambiador portátil nos permite transportar todo lo necesario para la higiene del «peque» y nos garantiza hacerlo de manera limpia y cómoda. Desde luego, estos cambiadores son todo un imprescindible en el ajuar de cualquier padre modelo.

Lo más importante

  • Cambiar los pañales de nuestro hijo requiere una máxima higiene para evitar que el bebé coja cualquier infección. Sin embargo, cuando lo hacemos fuera de casa puede no ser fácil encontrar un sitio idóneo para ello.
  • Con el cambiador portátil siempre tendremos a mano una base limpia sobre la que cambiar al «peque».Además, estos cambiadores cuentan con espacio de almacenaje en el que podemos llevar todo lo necesario.
  • Antes de comprar un cambiador portátil, habrá que tener en cuenta ciertos factores como el tamaño, el material con el que está fabricado o la calidad del mismo para asegurarnos de que estamos tomando la decisión que más se adecua a nuestras necesidades.

Ranking: Los mejores cambiadores portátiles del mercado

En la actualidad, todos los productos relacionados con la puericultura y el cuidado de los más pequeños de la casa han avanzado mucho y podemos encontrar multitud de modelos y diseños diferentes. Esta variedad es positiva, aunque a veces supone que no sepamos cuál elegir. Para facilitar esta tarea, hemos seleccionado los cinco mejores cambiadores portátiles del mercado.

Puesto n° 1: Crystal Baby Smile

Un cambiador portátil muy cómodo con una esterilla acolchada de quita y pon, resistente al agua y lavable tanto a mano como a máquina. Cuenta con un espacio de almacenaje organizado en diferentes bolsillos, algunos con malla y otros con cremallera, para que no se pierdan ni los objetos más pequeños.

A pesar de tener unas medidas amplias (64 x 55 centímetros) en las que el niño estará cómodo mientras se le cambian los pañales o la ropa, es ligero y se cierra de manera completamente compacta. Este cambiador cuenta con la garantía de Crystal Baby Smile, expertos en puericultura y productos infantiles.

Puesto n° 2: WisFox

WisFox ofrece un cambiador portátil muy práctico diseñado para la comodidad de los bebés. Además de unas dimensiones amplias (60 x 35 centímetros), cuenta con una zona almohadillada a la altura de la cabeza del niño para protegerla de cualquier golpe. Se limpia fácilmente y se puede meter en la lavadora sin riesgo de que se estropee.

Con este cambiador podrás llevar todo lo que necesites para cambiar al bebé de manera organizada gracias a sus bolsillos laterales. Uno de los bolsillos tiene una malla de ancho ampliado para meter los pañales sin que se abulte demasiado al cerrarlo. También tiene un bolsillo exterior de cremallera. Lleva un sistema de cierre con velcro muy seguro.

Puesto n° 3: LOORI

Este cambiador portátil de calidad superior está fabricado con materiales no tóxicos y sin BPA para garantizar la seguridad del bebé y evitar la aparición de reacciones alérgicas en su piel. Es desmontable y cuenta con varias almohadillas de repuesto para proteger la cabeza del niño y aumentar la comodidad.

Cuenta con múltiples bolsillos, algunos de malla y otros con cierre de cremallera, para guardar todo lo necesario de manera segura. Al cerrar el cambiador queda completamente compacto y se puede llevar como bolso de mano, con su asa corta, o en bandolera o colgado del carrito, con su asa más larga.

Guía de compras: Lo que debes saber sobre el cambiador portátil

Antes de decidirnos a comprar un cambiador portátil nos pueden surgir multitud de dudas. Y es completamente normal, ya que para nuestros hijos queremos siempre lo mejor y para ello necesitamos estar bien informados sobre el producto. A continuación, respondemos a las preguntas más frecuentes para facilitar la tarea de elegir.

Cambiador portatil

Los cambiadores portátiles son muy útiles cuando estas fuera de casa.
(Fuente: Jiri Miklo: 14435262/ 123rf.com)

¿Qué es un cambiador portátil y qué ventajas tiene?

Un cambiador portátil es un tipo de cambiador que se pliega y queda completamente compacto. De esta manera, resulta muy práctico a la hora de utilizarlo fuera de casa. Esta practicidad es la que lleva a la mayoría de padres a contar con uno hoy en día. Estas son las principales ventajas de uso. ¡Tomemos nota!

Ventajas
  • Son compactos y cómodos de transportar
  • Cuentan con espacio de almacenaje para llevar todo lo necesario
  • Se pueden utilizar por más tiempo porque no tienen un peso máximo
  • Son fáciles de limpiar
  • Se pueden usar en cualquier lugar
  • Son muy económicos
Desventajas
  • Son menos cómodos para el bebé que los cambiadores doméstico
  • Hay que elegir una superficie adecuada sobre la que colocarlos

Como podemos apreciar en la tabla, las desventajas de este tipo de productos son casi inexistentes. Por un lado, el tiempo que invertimos en cambiar al bebé en casa no es el mismo que si lo hacemos fuera, así que no debemos preocuparnos demasiado por la comodidad. Además, en la mayoría de lugares públicos encontramos una superficie destinada para colocarlos.

¿Qué tipos de cambiadores existen además del cambiador portátil?

Aunque muchos de los tipos de cambiadores son más que conocidos, nunca viene mal recordarlos, sobre todo porque, además del cambiador portátil, necesitaremos uno de uso doméstico para utilizar en casa. A continuación, presentamos los tipos de cambiadores más comunes que podemos encontrar a día de hoy:

  • Colchón-cambiador: el más básico de todos. Se trata únicamente de un colchón que se coloca sobre cualquier superficie. Podría decirse que es el cambiador portátil para usar en casa.
  • Mueble cambiador: para utilizar este cambiador necesitamos tener más espacio, ya que consta de un mueble con cajones de almacenaje sobre el que se coloca un colchón.
  • Cambiador con patas: muy parecido al anterior pero, en la mayoría de los casos, lleva patas y se puede plegar para ocupar menos mientras no se utilice.
  • Bañera-cambiador: este suele ser uno de los más elegidos por padres primerizos, ya que tener la bañera y el cambiador en un mismo producto resulta muy útil.

Adicionalmente, tenemos que mencionar la bolsa-cambiador, que se trata propiamente de un cambiador portátil que, estéticamente, tiene la forma de una bolsa. Este tipo de cambiadores resultan muchas veces más prácticos que los convencionales, ya que el asa suele ser más larga y es más cómodo de llevar. Además, cuentan con mayor espacio de almacenamiento.

bebe acostado

Los cambiadores portátiles son económicos.
(Fuente: Marija Starcevic: 122138960/ 123rf.com)

¿Cómo se utiliza un cambiador portátil?

Lo primero que debemos tener en cuenta cuando vamos a utilizar un cambiador portátil es que, igual que ocurre con los cambiadores domésticos, el adulto debe tener al bebé a la altura de sus brazos. De esta manera, garantizamos la seguridad del niño y la facilidad del adulto para llevar a cabo la tarea.

Si es la primera vez que nos encontramos ante la situación de utilizar un cambiador portátil, será importante que tengamos en cuenta estas indicaciones de uso. Si no es la primera vez, también es recomendable revisarlas para cerciorarnos de que hacemos un uso correcto del mismo y no cometemos errores frecuentes.

  • En primer lugar, debemos elegir la superficie ideal sobre la que colocar el cambiador. Es conveniente que sea plana, estable y que permita que el adulto tenga libertad de movimiento.
  • Antes de colocar al bebé sobre el cambiador, es imprescindible tener a mano todos los artículos que vamos a necesitar (pañal limpio, loción, toallitas, etc.), de manera que no tengamos que dejarle solo en ningún momento.
  • Una vez tengamos todo preparado, colocamos al bebé en el centro del cambiador. Así evitamos que pueda caerse por los laterales.
  • Es importante tener en cuenta la posición de la cabeza del pequeño, ya que debe estar siempre un poco más elevada que el resto del cuerpo. Para ello, podemos ayudarnos de una toalla o de una pequeña almohada.
  • Mientras cambiamos al bebé, lo ideal es mantenerle entretenido. Por ello, llevar un juguete que le guste nunca está de más y nos facilitará el trabajo.
  • Cuando hayamos terminado de cambiar al «peque», debemos limpiar el cambiador (con toallitas húmedas, por ejemplo) para evitar que cualquier mancha se seque y favorezca la aparición de bacterias nocivas para el bebé.

Como hemos podido comprobar, son indicaciones muy sencillas pero muy valiosas a la hora de utilizar el cambiador portátil. Es importante tener en cuenta este tipo de directrices de uso, además de por cuestiones de seguridad, para garantizar la comodidad del bebé. Si las seguimos al pie de la letra, cambiar a nuestro hijo será pan comido.

 ¿Qué prestaciones debe tener un cambiador portátil?

Aunque no nos guste ponernos demasiado quisquillosos, con los artículos para nuestro bebé somos más que exigentes. Además, el cambiador portátil será un accesorio que llevemos con nosotros cada vez que salgamos de casa, ¡qué menos que asegurarnos de que tiene ciertas prestaciones que garanticen la comodidad!

  • Que sea compacto: un imprescindible más que evidente. Si vamos a llevar el cambiador allá donde vayamos, lo ideal es que, al plegarlo, ocupe el menor espacio posible.
  • Que tenga bolsillos interiores: al menos los suficientes como para transportar todos los artículos que nos harán falta mientras cambiemos al bebé. Debemos recordar que, cuando lo utilicemos, no estaremos en casa y no tendremos a mano todos los accesorios, así que mejor llevarlos junto con el cambiador.
  • Si tiene un asa o un gancho para colgarlo, mejor que mejor: aunque no sea cien por cien imprescindible, hay veces que no disponemos del suficiente espacio en la canasta del carrito y nos vendrá de perlas poder colgar el cambiador en una de las barras laterales.

Estas son las prestaciones más importantes y las que nos garantizarán que utilizar el cambiador fuera de casa sea sencillo y cómodo. Ya resulta demasiado complicado muchas veces cambiar a nuestro bebé en un baño público o fuera de casa como para que encima el cambiador que utilicemos no nos dé más que problemas.

Lucia GalánDoctora

«No se deben apartar las manos del bebé en ningún momento. Pon tu mano siempre sobre su abdomen, aunque creas que no se da la vuelta; el día menos pensado la da y ya tenemos el susto».

¿Qué artículos no deben faltar nunca en el cambiador portátil?

Hemos hablado de la importancia de que el cambiador portátil cuente con bolsillos o espacio de almacenamiento suficiente para que llevemos todo lo necesario con nosotros cuando cambiemos al bebé fuera de casa. Pero, ¿a qué nos referimos exactamente con «todo lo necesario»? Estos son los artículos que nunca pueden faltar:

  • Pañal de recambio
  • Toallitas húmedas
  • Crema hidratante y lociones
  • Un juguete para que se entretenga
  • Una toalla o almohada pequeña para la cabeza
  • Ropa limpia por si fuera necesaria

Si, además de estos objetos, quieres incluir bolsitas de plástico diseñadas para separar la ropa limpia de la que le acabamos de quitar al bebé, tampoco estará de más. Hay padres que también utilizan el cambiador portátil para llevar un chupete extra, algún babero o los biberones de agua y de leche. Obviamente, el criterio de cada uno es único e intransferible.

¿Tendré espacio para llevar todo lo que necesito en el cambiador portátil?

Aunque todo dependerá del modelo o diseño específico del cambiador portátil que elijamos, la mayoría de ellos deberían contar con espacio de sobra para acomodar los productos del bebé que acabamos de mencionar. De lo contrario, no resultarían útiles, pues tendríamos que cargar, además, con una amplia bolsa en la que colocar dichos artículos.

Lo más importante es que, en el momento de la compra, nos fijemos bien en la cantidad y la capacidad de los bolsillos que trae el cambiador para así comprobar que nos cabe todo lo que necesitamos llevar. Los hay con bolsillos grandes o con pequeños compartimentos diseñados específicamente para cada artículo. ¡No te preocupes por el espacio!

¿Es seguro utilizar un cambiador portátil?

Todos los artículos de puericultura destinados al cuidado de los más pequeños deben cumplir la legislación establecida en la Normalización Española (UNE). En particular, los de la norma UNE-EN 12221-1:2009+A1:3013, en la que se detallan los requisitos de seguridad relacionados con los cambiadores infantiles.

Siempre que el cambiador que utilicemos esté sujeto a dicha norma, no debería suponer ningún peligro para nuestro bebé. En el caso del cambiador portátil, la medida de seguridad más importante es la relacionada con el material de fabricación, ya que no debe contener sustancias nocivas para la piel del niño.

mamá y su bebé

Mientras cambias a tu bebé puedes mantenerlo entretenido con un juguete o un chupete. (Fuente: Goodluz: 35845467/ 123rf.com)

¿Hasta qué edad se puede utilizar el cambiador portátil?

Aunque no es una regla matemática, los niños suelen necesitar el uso de pañales hasta más o menos los tres años. Y mientras necesite pañales y debamos cambiárselos, el cambiador nos seguirá siendo muy útil. Al contrario de lo que ocurre con los cambiadores domésticos, que tienen un peso máximo determinado, los portátiles son más flexibles.

Al no tener una base sobre la que se coloca el bebé, sino que son únicamente la «funda» que se sitúa sobre otra superficie, el uso de los cambiadores portátiles se prolonga más en el tiempo, hasta que el «peque» deje de necesitarlo. Lo único que debemos tener en cuenta es que la zona sobre la que coloquemos al bebé soporte su peso.

Criterios de compra

A la hora de comprar un cambiador portátil será importante que tengamos en cuenta algunos factores que harán de nuestra futura adquisición todo un acierto. ¿Y cuáles son para el cambiador portátil? Seguidamente, explicamos con detalle los cinco criterios de compra que resultarán imprescindibles para elegir el que más nos conviene.

  • Tamaño
  • Material
  • Mantenimiento
  • Espacio de almacenaje
  • Calidad y durabilidad

Tamaño

Sin duda alguna, el criterio de compra principal en el que debemos basarnos a la hora de comprar un cambiador portátil es el tamaño. Como su propio nombre indica, el diseño de este tipo de productos debe ser ergonómico, compacto y eficiente, ideal para transportar. Y todo ello en un tamaño lo más reducido posible.

Puede que pensemos que cuanto más grande sea el cambiador, más artículos podremos guardar dentro y más cómodo estará el bebé. Sin embargo, lo cierto es que lo vamos a utilizar fuera de casa, lo que implica cargar con él. Por ello, cuanto más pequeño sea, más fácil será de transportar (y el bebé estará cómodo igualmente).

bebe jugadno

toma en cuanta el tipo de material del cambiador portátil ya que estará en contacto directo con la piel de tu bebé. (Fuente: Deymos: 75688717/ 123rf.com)

Material

El cambiador portátil va a estar en contacto con la piel de nuestro bebé, y ya sabemos lo delicada que puede llegar a ser esta. Por ello, es importante que, a la hora de decantarnos por uno u otro, tengamos en cuenta el material con el que está fabricado para evitar en la medida de lo posible la aparición de alergias o reacciones cutáneas.

El material ideal para este tipo de productos para niños es cualquiera que sea considerado hipoalergénico. Debemos, por tanto, buscar siempre cambiadores que cuenten con el certificado de calidad en sus materiales, ya que de esta manera garantizamos que no contiene ninguna sustancia que pueda resultar tóxica para el bebé.

Mantenimiento

Los cambiadores portátiles deben ser eficientes y utilitarios en todos los sentidos, también a nivel de mantenimiento. Además, que la limpieza y los cuidados que necesite el cambiador sean lo más sencillos posible implicará que llevarlo con nosotros a cualquier parte no suponga ningún problema añadido.

La mayoría de los cambiadores de este tipo suelen ser de un tejido plástico impermeable mucho más fácil de limpiar en el momento que uno de tela.

Así, simplemente con unas toallitas húmedas o un poco de agua y jabón podremos eliminar cualquier mancha cuando acabemos de utilizarlo, ya que la lavadora no estará siempre a mano.

Espacio de almacenaje

Antes hemos hablado sobre todos los artículos que será necesario llevar en nuestro cambiador portátil. Por ello, y sin que signifique que el cambiador deba tener un tamaño excesivo, será ideal contar con uno que tenga el suficiente espacio de almacenaje para todo lo relacionado con la higiene del bebé. Los bolsillos pueden estar colocados de diferentes formas.

  • Cambiadores alargados con bolsillos en la parte superior, que, una vez extendidos, quedan sobre la cabeza del bebé.
  • Cambiadores alargados con bolsillos en la parte inferior, que, una vez extendidos, quedan por debajo de los pies del bebé. Estos son más cómodos para los padres, ya que los artículos quedan más a mano.
  • Cambiadores con bolsillos en los laterales. Estos suelen contar con más espacio.

Todos ellos se doblan y quedan compactos con una forma parecida a una cartera. A la hora de elegir, debemos basarnos únicamente en nuestra comodidad. Lo que nunca debemos perder de vista es que, con el espacio para tumbar al niño y con el de almacenaje, el cambiador debe seguir siendo de un tamaño reducido y cómodo de transportar.

Bebe mirando a su mamá

hay una diversidad de cambiadores portátiles que puedes elegir.
(Fuente: Choreograph: 50427829/ 123rf.com)

Calidad y durabilidad

El cambiador portátil nos acompañará a muchos más sitios de los que pensamos y le daremos un uso constante. Por ello, la calidad del mismo debe ser la mejor posible para evitar que no se vaya desgastando más de lo normal con el paso del tiempo. Además de para aumentar la durabilidad, la calidad también es importante para la comodidad del bebé.

Cuestiones de calidad que influyen en la comodidad del bebé son, por ejemplo, que las costuras no queden demasiado en relieve en la zona en la que tumbaremos al «peque» o que, a pesar de ser de plástico, tenga algún tipo de material mullido y confortable. En cuestiones relacionadas con nuestros hijos, la calidad es primordial.

Resumen

Contar con un cambiador portátil nos facilita la vida a los padres y nos permite despreocuparnos si necesitamos cambiar a nuestro bebé fuera de casa. Gracias a ellos, esta tarea resulta mucho más sencilla, ya que se adaptan a la mayoría de cambiadores de baños públicos y podemos llevarlos siempre con nosotros.

Y no solo en baños públicos cuando vamos a comer fuera, este tipo de cambiadores plegables son muy útiles también para llevar de viaje. Al doblarlos, quedan compactos y son muy cómodos de transportar. Además, cuentan con espacio de almacenaje suficiente para llevar todo lo que necesitamos para cambiar al bebé.

Si te ha gustado nuestra guía sobre el cambiador portátil, compártela en redes sociales y déjanos un comentario.

(Fuente de la imagen destacada: Melpomen: 91280166/ 123rf.com)

Califica este artículo

1 Star2 Stars3 Stars4 Stars5 Stars
22 Voto(s), Promedio: 5,00 de 5
Cargando…