Noches sin dormir porque nuestro hijo no para de llorar, estrés y angustia por no saber cómo calmarlo después de las tomas de biberón. Todos los que tenemos un bebé en casa conocemos de sobra estas situaciones, y el motivo más frecuente por el que se producen son los cólicos. Por suerte, contamos con biberones anticólicos para solucionar el problema.

Este tipo de biberones reduce la aparición de gases en el bebé tras la toma, disminuyendo así el gran malestar que sienten y que provoca su llanto. Por ello, se convertirán en nuestro mejor aliado. ¿Todavía no los conoces? En esta completa guía te lo contamos todo sobre ellos y sus numerosas ventajas.

Lo más importante

  • Los llamados cólicos del lactante son una afección muy habitual durante los primeros meses de vida de los bebés. Estos, causados por el consumo de aire durante la toma del biberón, provocan lloro constante, malestar e irritabilidad en el pequeño.
  • Los biberones anticólicos están específicamente diseñados para prevenir esta acumulación de gases en el estómago tan incómoda para nuestros hijos. Gracias a ellos, el bebé podrá alimentarse con mayor tranquilidad y sentirse mejor después.
  • A la hora de escoger el biberón anticólicos ideal para nosotros, debemos tener en cuenta factores como la forma y el flujo de la tetina, las válvulas con las que cuenta, el material con el que se fabrica o el tamaño que tiene.

Los mejores biberones anticólicos del mercado: nuestras recomendaciones

Sobre todo si somos primerizos con este tipo de biberones, pasaremos mucho tiempo comparando y valorando unos y otros hasta dar con el que más se adecua a nuestras necesidades. Para facilitar la tarea, hemos seleccionado los cinco mejores biberones anticólicos que podemos encontrar en el mercado actualmente.

El biberón anticólicos favorito de los usuarios online

Este paquete de tres biberones anticólicos, galardonados con el Mother & Baby al mejor biberón, es ideal para los recién nacidos. La tetina MAM con superficie de silicona SkinSoft ofrece una sensación familiar y confortable en la boca de los bebés, de manera que se relajan mientras lo utilizan. Su base ventilada favorece el flujo suave de la leche.

Además, los biberones cuentan con una función de autoesterilización, lo que los hace ideales para utilizar fuera de casa. La boquilla es ancha, para facilitar tanto el llenado como la limpieza del biberón. Incluyen una tapa protectora que también sirve como taza de medición. Están diseñados con motivos atractivos y modernos a ambos lados.

El mejor biberón anticólicos con sistema Airfree

Este biberón anticólicos, diseñado con el sistema patentado Airfree, ayuda al bebé a ingerir menos aire y reduce los cólicos, los gases y el reflujo. Está especialmente concebido para facilitar la alimentación en posición erguida, manteniendo en todo momento la leche dentro y el aire fuera de la tetina.

Esta tetina especial, con flujo reducido ideal para recién nacidos, se llena de leche por completo. El sistema de aire se monta y desmonta con facilidad, de manera que puedes elegir utilizarlo como biberón anticólicos o como uno tradicional. Esto último también hace que la limpieza sea más cómoda.

El juego de biberones anticólicos más completo y funcional

Este completo juego de cuatro biberones anticólicos ayudará a tu bebé a disfrutar de la comida sin sentirse molesto después. Sus tetinas diseñadas con sistema de aire reduce el riesgo de cólicos infantiles gracias a la disminución del aire ingerido. Estos biberones son ideales para los más pequeños.

Contarás con dos biberones de tamaño grande y dos más pequeños para que los combines según tus necesidades. Las botellas cuentan con un anillo de tornillo de sujeción para abrirlas y cerrarlas con mayor facilidad. Las boquillas son amplias para una limpieza y un llenado más cómodos. Incluye una caja ligera para almacenar los biberones.

El mejor biberón anticólicos de vidrio

Un biberón ideal para la lactancia mixta de los más pequeños. Está fabricado en vidrio de borosilicato de calidad premium, por lo que no absorbe ni olores ni sabores. Su tetina, de forma redondeada y en posición inclinada, siempre estará llena. Además, cuenta con un «efecto mamá» que proporciona una sensación suave y placentera.

Su doble válvula anticólicos reduce al máximo la ingesta de aire, favoreciendo así la disminución del malestar tras la toma. Se trata de un biberón ideal para los recién nacidos, que sentirán estar mamando del pecho de su madre con una succión natural y relajada. Elaborado con 0 % de BPA (bisfenol A).

El mejor biberón anticólicos con marcador de temperatura

Tommee Tippee incluye en sus biberones anticólicos un sistema de tubo y válvula que proporciona una aireación óptima durante la toma. Su tetina de fácil agarre y con aspecto similar al de un pezón materno está diseñada específicamente para que la succión del bebé sea continua y sencilla, con un flujo progresivo.

Un punto extra que hace de este biberón uno de los más completos del mercado es el marcador de temperatura. Gracias a su tubo sensible al calor, que se volverá de color rosa si la temperatura es demasiado elevada, nos aseguramos de alimentar al bebé en las mejores condiciones. Basta con insertar el tubo cinco segundos.

Guía de compras: Lo que debes saber sobre los biberones anticólicos

El mundo de los bebés es inmenso y los padres no tenemos mejor arma que la información para poder ofrecerle a nuestros hijos siempre los mejores productos. Por ello, hoy respondemos a las preguntas más frecuentes sobre los biberones anticólicos para que conozcas todo lo necesario antes de empezar a utilizarlos.

Madre alimentando a su bebé

Los biberones anticólicos controlan la cantidad de comida.
(Fuente: Kuzmina: 48931104/ 123rf.com)

¿Qué son los biberones anticólicos y qué ventajas tiene su uso?

Los biberones anticólicos son aquellos que llevan incorporado un sistema o válvula de aire con el objetivo de dejar salir la leche mientras el aire llega al fondo del biberón y disminuye la presión de la succión. Gracias a este mecanismo, el bebé consumirá una menor cantidad de aire y se sentirá mejor tras la toma. Estas son algunas de sus principales ventajas:

  • Reducen la ingesta de aire durante la toma del biberón
  • Reducen la formación de burbujas de gas en el vientre del bebé
  • Controlan la cantidad de alimento ingerido para evitar el malestar estomacal
  • Eliminan el dolor de oídos causado por la presión negativa
  • Permiten que el bebé coma a su ritmo y succione de manera continua
  • Guardan las propiedades nutritivas de la leche

El conjunto de todas estas aportaciones favorece que nuestro hijo se alimente mejor y se sienta a gusto al acabar sin que aparezcan esos molestos gases que provocan su llanto. Además, estas ventajas son tan relevantes que los pediatras también recomiendan este tipo de biberones para niños que no sufren cólicos.

¿Qué tipos de biberones anticólicos hay?

Como explicaremos más adelante cuando hablemos en profundidad sobre su funcionamiento, la base fundamental de los biberones anticólicos es su sistema de aire. Este sistema es el encargado de conducir el aire de tal manera que no termine en el vientre de nuestro hijo. Por ello, no existe como tal una lista de tipos diferentes de biberones.

Simplemente, encontraremos biberones con diferentes tipos de válvulas o sistemas de aire. Desde los más simples, basados únicamente en un orificio añadido en la tetina, hasta los más complejos, que cuentan con mecanismo más complicados (tubos y diferentes válvulas) para conseguir el fin del que hablamos.

Mamá

Si tu bebé presenta hinchazón abdominal, los biberón anticólicos pueden ser una opción para evitarlo. (Fuente: Robert Przybysz: 40576678/ 123rf.com)

De lo que sí podemos hablar es de botellas con diversas formas y cada una de ellas aporta un beneficio específico. La elección entre una y otra dependerá en exclusiva de nuestras necesidades y de la comodidad que el bebé sienta con una u otra. Hay veces que es necesario probar más de un tipo diferente para dar con el adecuado. Veamos una tabla:

Forma de la botella Beneficio específico
Cilíndrica Los más habituales, valen para cualquier ocasión.
Triangular Tienen una mayor estabilidad de agarre.
Ancha Permiten un llenado más sencillo.
Antireflujo Con una inclinación específica para facilitar la succión.
Ergonómica Permiten el bebé los manipule y se adaptan a él.

¿Qué diferencia existe entre los biberones anticólicos y los tradicionales?

Podría decirse que los biberones anticólicos son la evolución de los tradicionales, fruto del estudio del llanto desconsolado de los bebés después de darles de comer. Por ello, la diferencia fundamental entre unos y otros es el sistema de ventilación añadido de los anticólicos, en el que residen las principales ventajas de estos.

Además, aunque todo derivado de dicho sistema, estos innovadores biberones mantienen en mejor estado las propiedades nutritivas de la leche, ya que evitan que se oxide al contacto con el aire. Estas diferencias, aunque puedan parecer básicas, marcan un punto de inflexión que ayuda tanto a padres como a hijos durante los primeros meses.

¿Cómo funciona un biberón anticólicos?

Los biberones anticólicos, como su propio nombre indica, están diseñados para minimizar la ingesta de aire por parte del bebé durante la toma, lo que reduce la aparición de burbujas de gas. El funcionamiento principal de este tipo de biberones reside en la tetina y en las válvulas o mecanismos de aire que incluye.

Estos mecanismos mantienen la tetina completamente llena de leche en todo momento, evitando el consumo de aire que genera gases. Además, incluyen en su base dos capas diferenciadas: una rígida y perforada, y otra flexible que impide que salga el líquido. Así, se reduce la presión en el biberón durante la succión.

Un bebé con un biberón

Lo ideal es que tu bebé este relajado mientras se alimenta. (Fuente: Oksana Kuzmina: 47999514/ 123rf.com)

¿Algún consejo añadido al uso de los biberones anticólicos?

Parece que ha quedado claro que el enemigo número uno de nuestro bebé durante la toma es el aire, que se cuela en su tripa y produce gases muy molestos. Ahora que ya nos hemos decidido a utilizar un biberón anticólicos, tomemos nota de algunos sencillos trucos que ayudarán a nuestro hijo a digerir mejor la comida.

  • No debemos esperar a que el bebé se encuentre demasiado hambriento para darle de comer.
  • Esto puede crear ansiedad en el pequeño y hacer que succione con más fuerza de la necesaria, lo que provoca un mayor consumo de aire.
  • Lo ideal es que nuestro hijo esté relajado mientras se alimenta. Para ello, nada mejor que que nosotros estemos relajados y lo hagamos en un lugar en el que tanto padres como hijos nos sintamos a gusto.
  • Un truco muy valioso para reducir el contenido de aire en el biberón es agitarlo fuera de la botella. Es preferible remover el contenido en un recipiente separado.
  • La mejor posición para alimentar a un bebé que sufre cólicos es la vertical. En posición horizontal el bebé tiene que hacer más esfuerzo para que la comida llegue a su estómago.

Seguro que cuando empezaste a leer no pensaste que fuera a ser tan fácil. Si seguimos al pie de la letra estas indicaciones, favoreceremos que el bebé digiera mejor los alimentos y se sienta más tranquilo una vez terminada la toma. También podemos consultar con el pediatra para que nos guíe y nos aconseje.

¿Qué tipos de tetinas utilizan los biberones anticólicos?

Igual que ocurre con los biberones tradicionales, la mayoría de los anticólicos permiten utilizar diferentes tetinas según el gusto y la etapa de crecimiento del bebé. Podemos establecer diferentes tipos de tetinas dependiendo del material con el que se fabrican y de la forma que tienen. Hablemos primero del material:

  • Tetinas de látex: se caracterizan por ser elásticas, blandas y muy resistentes. Pero, aunque duran más que las tetinas de silicona, deben cambiarse con mayor frecuencia porque tienden a absorber olores y a deformarse.
  • Tetinas de silicona: menos resistentes que las anteriores, ya que en ocasiones se rompen o agrietan con facilidad. Sin embargo, no se deforman y son bastante duraderas.

Respecto al tamaño:

  • Tetinas de un solo orificio: ideales para los recién nacidos y para bebés que sufren cólicos, ya que controlan mejor la cantidad de alimento que sale.
  • Tetinas con varios orificios: recomendadas a partir de los cuatro meses para que conseguir una mayor cantidad de alimento en menos tiempo.

Algo en lo que siempre debemos fijarnos a la hora de elegir una tetina para el biberón es en la etiqueta del fabricante que indica el grupo de edad para el que está recomendado. Aunque estos son datos generales, pueden servirnos como guía. También debemos asegurarnos de que cumplen con la normativa UE 2018/213, que garantiza que los materiales no son tóxicos.

¿Cómo sé si mi bebé necesita utilizar biberones anticólicos?

Aunque cada bebé es un mundo y no han creado todavía un manual universal para entenderlos, existen ciertos síntomas que podemos observar en nuestro hijo y que serán una señal clara de que sufre el cólico del lactante. Es importante tener en cuenta que hay síntomas compartidos con otras dolencias, por lo que el cólico no será la causa única. Estos son los principales:

  • Llanto enérgico e incontrolable en las horas de la tarde y la noche
  • Realizar movimientos bruscos y apretar los puños
  • Encogimiento de piernas y brazos hacia el abdomen
  • Llanto acompañado de gases o flatulencias
  • Hinchazón abdominal
  • Enrojecimiento excesivo de la cara mientras llora

Si vemos que estos síntomas no son puntuales, lo mejor será consultar con nuestro pediatra para que pueda darnos un diagnóstico certero. Sobra decir que los especialistas serán nuestro mejor consejero y que no debemos dudar en consultar cualquier duda antes de tomar una decisión por nuestra cuenta y riesgo.

Además de los biberones anticólicos, ¿qué más puede ayudar a evitar los gases de mi bebé?

Si bien los biberones anticólicos ayudan en gran medida a reducir los síntomas que acabamos de mencionar, existen otras técnicas que también pueden sernos útiles en estos casos. Recordemos que la principal causa de este problema es la ansiedad del bebé al comer, que hace que consuma más aire del debido y se formen gases.

Por ello, lo ideal es mantener a nuestro hijo relajado antes y durante la toma, de forma que su succión sea continua y a un ritmo medio. Para esto, el movimiento es fundamental. Darle un paseo o caminar con él en brazos hará que el calor y la respiración se estabilicen y se encuentre más tranquilo y relajado.

María SchmidtLicenciada en pediatría

«Siempres es más aconsejable agitar la leche o la mezcla fuera del biberón. Hacerlo con el biberón cerrado puede crear burbujas de aire que puedan dificultar la digestión del bebé. Lo ideal es hacerlo en un recipiente separado para que puedas mezclarlo con una cuchara y asegúrate de que esté completamente disuelta».

Criterios de compra

Como comentábamos al principio de esta guía, es muy importante que, antes de decantarnos por un biberón anticólicos, tengamos en cuenta ciertos factores. De esta manera, nos aseguraremos que la compra que realizamos es la correcta y la que más se adapta a nuestras necesidades y a las de nuestro hijo.

  • Forma y flujo de la tetina
  • Válvulas
  • Forma de la botella
  • Material
  • Facilidad de montaje y mantenimiento

Forma y flujo de la tetina

Debido a que la clave principal del funcionamiento de los biberones anticólicos reside en la tetina, la forma de esta, y el flujo de leche que permita pasar, es el criterio más importante en el que debemos pensar. En primer lugar, lo ideal sería encontrar una tetina que se asemeje en la medida de lo posible al pezón materno para que la succión sea más natural.

Por ello, las tetinas flexibles y con forma algo curvada son las más aceptadas por los bebés. Además, para evitar la producción de cólicos, lo recomendable es que el flujo de leche sea lento, de manera que nuestro hijo succione de manera continua, pero controlada, y no consuma el aire que después le hará sentir mal.

Madre e hijo

Una de las posiciones para alimentar a tu bebé si sufre cólicos es de forma vertical. (Fuente: Yanlev: 32228811/ 123rf.com)

Válvulas

El principal motivo por el que se producen los cólicos es la ingesta de aire durante la toma del biberón. Esto sucede porque el bebé, al succionar, crea vacío y presión en la tetina, que debe ser liberado para que vuelva a pasar la leche. La función principal de las válvulas es permitir que dicho aire salga.

Si bien la totalidad de los biberones que se definen como anticólicos deberían llevar este tipo de válvulas incorporadas (o cualquier otro sistema de aire), nunca está de más que lo comprobemos antes de la compra. Es importante recordar que sin estos sistemas nos encontramos ante un biberón tradicional.

foco

¿Sabías que el primer intento de biberón tiene una antigüedad de 3000 años? Fue encontrado en la momia de un bebé que a su lado estaba el biberón hecho con la ubre de una oveja.

Forma de la botella

Aunque la forma de la botella no influye directamente en la aparición de los cólicos, este es otro factor importante que debemos tener en cuenta. En este caso, es fundamental que prestemos atención a la posición en la que el bebé se siente más a gusto mientras lo alimentamos, ya que de ello dependerá la forma del biberón.

Encontraremos biberones anticólicos de muchas formas diferentes, algunos más rectos, otros con curvas, incluso con un ángulo en la parte central que favorece el flujo de la leche en una dirección concreta. De la misma manera que con los biberones tradicionales, la forma es fundamental para la comodidad del bebé.

Material

Como ocurre con cualquier producto que vaya a estar en contacto con el bebé, el material con el que esté fabricado el biberón anticólicos es esencial para la salud de nuestro hijo. Lo principal es que nos cercioremos de que no contiene entre sus componentes ningún elemento que pueda resultar nocivo para el pequeño.

Además, debemos tener en cuenta el material de la tetina para que esta resulte cómoda para la succión del bebé. Lo más recomendable es que sean de silicona. Por último, podemos encontrar botellas de cristal que no mantienen olores y suelen ser más higiénicos. Aquí ya entran en juego nuestros gustos.

Facilidad de montaje y mantenimiento

Por último, aunque no por ello menos importante, debemos fijarnos en la facilidad de montaje y mantenimiento del biberón. Teniendo en cuenta la cantidad de biberones que vamos a preparar a diario, cuanto más cómodo sea de utilizar, mejor. Lo ideal es que no incluya demasiadas piezas pequeñas que haya que montar y desmontar constantemente.

También es fundamental que la boquilla de las botellas sea lo suficientemente amplia como para que llenar el biberón sea cómodo y limpiarlo sea sencillo. Normalmente, en la mayoría de las botellas cabe la escobilla de limpieza de biberones, pero no nos cuesta nada comprobarlo antes de comprarlo para no llevarnos un disgusto después.

Resumen

La aparición de cólicos en nuestro hijo produce malestar tanto para el bebé, que no se encuentra bien, como para los padres, que nos frustramos al sentir que no podemos ayudarle ni calmarle. Para solucionar este problema, la utilización de los biberones anticólicos puede convertirse en nuestro mejor aliado.

Este tipo de biberones evitan que el bebé ingiera aire durante la toma, reduciendo así la creación de bolsas de gases en su vientre. Debemos tener en cuenta factores como la forma o el flujo de la tetina para hacernos con un biberón adecuado para nuestro hijo. ¿A qué esperas para probarlos? ¡Tú bebé lo agradecerá!

Si te ha gustado nuestra guía sobre biberones anticólicos, compártela en redes sociales y déjanos un comentario.

(Fuente de la imagen destacada: Ferli: 45095646/ 123rf.com)

Califica este artículo

1 Star2 Stars3 Stars4 Stars5 Stars
29 Voto(s), Promedio: 4,03 de 5
Cargando…