¿Cómo es posible que hace dos días nuestro bebé no fuera capaz de darse la vuelta por sí solo y ahora ya quiera ponerse en posición vertical? ¡Qué rápido crecen! Si ahora mismo estás pensando esto, ha llegado el momento de dar la bienvenida al andador en nuestras vidas. Hemos pasado a la siguiente etapa.

A partir de ahora, veremos a nuestro hijo moviéndose libremente por la casa. Los andadores son uno de los artículos de puericultura más antiguos y que, sin embargo, no dejarán nunca de estar al día. ¿Por qué? Muy sencillo: gracias a ellos, los bebés fortalecen sus músculos y tienen un mayor acceso al entorno que les rodea.

Lo más importante

  • El andador, que antes se conocía como tacataca, es un producto infantil que permite a los bebés desplazarse con mayor libertad y sin riesgo cuando todavía no son capaces de ponerse en pie por sí solos.
  • Este tipo de artículos aportan grandes beneficios en el día a día, tanto para los propios niños como para los padres. Por ello, es uno de los productos que más tiempo llevamos utilizando en la crianza de los más pequeños.
  • A la hora de elegir el andador que dará paso a una mayor autonomía de nuestro hijo, es importante que tengamos en cuenta factores como el diseño, la calidad o la seguridad del producto que vamos a comprar. Así, acertaremos seguro.

Los mejores andadores del mercado: nuestros favoritos

Como sabemos lo complicado que puede llegar a ser tomar una decisión acerca de cuál es el producto más adecuado para nuestro bebé, desde Zonapadres hemos estado investigando y hemos preparado una selección de los mejores andadores del mercado para que tengas una base sobre la que elegir. ¡Los hay para todos los gustos!

El mejor andador para los más peques

El andador «Jungle Fun» cuenta con una mesa con actividades muy simples diseñadas para despertar la curiosidad de los más pequeños. Sus ruedas giratorias de 360 grados permiten que el bebé se desplace con libertad, pero una forma completamente segura gracias a sus frenos de seguridad que frenan el andador ante los escalones. Es ideal para niños de hasta doce kg (kilogramos).

El andador favoritos de los amantes de los coches de carreras

El divertido diseño de este andador imita un coche de carreras, con un volante, su retrovisor y hasta su palanca de cambios. En él, tu pequeño se sentirá todo un piloto. Además, es completamente seguro, ya que cuenta con barreras antivuelco en los laterales. El asiento es regulable en tres alturas diferentes.

El andador favorito de los pequeños pececitos

Si a tu bebé le gusta el mar y los animales marinos, esta es la opción que andas buscando. Se trata de un andador con una completa estación de juguetes con luces, sonidos y divertidos dibujos. El asiento gira 360 grados, lo que hace que el niño pueda acceder fácilmente a cualquiera de las actividades que le rodean. ¡Como si estuviera dentro del mar, pero en casa!

Guía de compras: Lo que debes saber sobre los andadores

En los últimos tiempos, han aparecido varias polémicas en relación con los andadores y sus beneficios para el desarrollo del bebé. Sin embargo, ¿qué debemos creernos? Sin ninguna duda, la mejor arma que tenemos los padres para elegir bien es el conocimiento. Por ello, a continuación, respondemos a las preguntas más frecuentes sobre estos productos:

Andador de bebe-coredor de pasillo

Contrariamente a lo que piensa la mayoría de la gente, los correpasillos para bebé y los andadores no tienen nada que ver. (Fuente: Suwannaphoom: 97943785/ 123rf.com)

¿Qué beneficios aporta el andador al bebé?

Como no podía ser de otra manera, cualquier compra que realicemos para nuestro hijo la hacemos pensando en él y en los beneficios que tal artículo le puede aportar. En el caso de los andadores, igual que con muchos otros juguetes, se busca el equilibrio entre lo lúdico y lo didáctico. ¿Cómo? Lo vemos a continuación:

  • Con el uso diario del andador, el bebé ejercita y fortalece los músculos de las piernas.
  • Este artículo permite al niño moverse de forma autónoma, lo que despierta su curiosidad por el entorno que le rodea.
  • Normalmente, cuenta con una mesa de actividades con las que el bebé desarrolla sus capacidades intelectuales más básicas.
  • El andador es un lugar seguro para que el peque juegue.

De esta manera, además de fomentar el desarrollo físico del pequeño, ayudamos a su desarrollo emocional (por la autonomía que genera) y cognitivo (dependiendo de las actividades que incluya el andador). Se trata de uno de los juguetes más completos y es ideal para los bebés a partir de los seis meses.

Más allá de su nombre, ¿es cierto que el andador sirve para enseñar al bebé a caminar?

Este es uno de lo grandes mitos que tanto los pediatras como los especialistas en la materia están cansados de desmentir. Seguramente, sea el nombre lo que induce a error, pero, a pesar de llamarse andador, no sirve para aprender a caminar. Hablemos un momento de las principales funciones de los andadores:

  • Permitir que el niño se desplace con libertad por la casa.
  • Ayudar a fortalecer los músculos de las piernas.
  • Entretener al bebé gracias a las actividades que incluye.

Ni una más, ni una menos. Al fin y al cabo, se trata de un juguete interactivo que, además, ofrece la posibilidad de que el niño se mueva sin peligro. Pero no, en ningún caso enseñan a caminar. Si este es nuestro objetivo, entonces lo que tendremos que utilizar es un correpasillos más que un andador.

Andador para bebe

En el caso de los andadores, igual que con muchos otros juguetes, se busca el equilibrio entre lo lúdico y lo didáctico. (Fuente: Möller: 358305/ 123rf.com)

¿Qué diferencia hay entre un correpasillos para bebé y un andador?

Contrariamente a lo que piensa la mayoría de la gente, los correpasillos para bebé y los andadores no tienen nada que ver. Es muy importante tener esto en cuenta, sobre todo porque un mal uso de cualquiera de los dos juguetes puede resultar perjudicial para los pequeños. Veamos en la siguiente tabla las principales diferencias:

Correpasillos Andador
Situación del bebé Sobre el suelo. Prácticamente el aire, aunque apoye las puntas de los pies.
Sujeción del bebé Nula. Cinturón de seguridad.
Objetivo Favorecer el propio equilibrio. Mantener al bebé.
Ayudan a aprender a caminar Sí. No.
Etapa de crecimiento Cuando el bebé sabe ponerse de pie (aunque sea apoyado). Bebés más pequeños.

Se observa claramente que ambos juguetes no tienen nada que ver. A grandes rasgos, mientras que el correpasillos para bebé ofrece a nuestro hijo libertad de movimiento y sirve como apoyo y mejora de habilidades motrices que ya poseía, el andador simplemente es una sujeción del bebé con la que puede moverse de forma restringida.

¿A partir de qué edad se puede empezar a utilizar un andador?

Esta es la pregunta que nos hacemos constantemente con cualquier artículo de puericultura y juguetería. Y no es para menos, ya que el hecho de que los productos infantiles tengan una edad recomendada no es arbitrario. Esta indicación nos garantiza que el juguete no será perjudicial para el pequeño en muchos sentidos.

En este caso, se recomienda no empezar a utilizar el andador hasta que el bebé sea capaz de colocar la espalda recta. Normalmente, suele ocurrir entre los seis y los ocho meses de edad, dependiendo de cada niño, por supuesto. Una buena opción es preguntar a nuestro pediatra para estar completamente seguros.

¿Hasta qué edad es recomendable utilizar el andador?

Como hemos comentado antes, el andador está diseñado para fortalecer los músculos de las piernas del bebé y ayudarle a crear la costumbre de la postura vertical, no para aprender a caminar. Por ello, es de suma importancia que dejemos de utilizarlo en el momento exacto para no impedir el correcto desarrollo de nuestro hijo.

Es decir, cuando el peque ya sea capaz de ponerse de pie por sí solo, aunque sea apoyado, será cuando debamos decir adiós al andador. Este ya habrá cumplido su función y ahora debemos dejar paso al propio esfuerzo del niño por mantener el equilibrio y vaya cogiendo práctica en esta nueva etapa que se le pone por delante.

Carolina PinedoEl País, Salud

«Cuando el bebé comienza a andar, su mundo se expande de manera considerable. Ya no es tan dependiente de sus padres y despierta su vena exploradora. La capacidad de movimiento autónomo abre al niño todo un mundo de posibilidades para investigar, descubrir y aprender».

¿Qué debe tener un andador para ser seguro?

Otra de las grandes preocupaciones de los padres siempre es la seguridad. Si bien es cierto que todos los artículos infantiles están diseñados para no poner en peligro al bebé, no está de más que tengamos en cuenta ciertos aspectos antes de empezar a utilizarlos. Veamos los más importantes para los andadores:

  • En primer lugar, debemos fijarnos en las ruedas. Estas son la base del andador, ya que el objetivo es que el bebé se desplace con él. Las ruedas deben ser duras y resistentes, y por supuesto, que no se atasquen con el movimiento.
  • Que tenga un cinturón de seguridad para mantener al pequeño siempre sujeto en la posición correcta y evitar que se salga del andador.
  • Si tiene barreras antivuelco, mejor que mejor. No todos los modelos cuentan con esta característica. Sin embargo, resulta muy útil para los niños más inquietos. Nunca debemos minusvalorar la fuerza de nuestro hijo.
  • Algo con lo que cuentan ya los últimos modelos es un sistema de freno de seguridad ante escalones. Te aseguramos que evita muchos sustos.

Por supuesto, no debemos olvidar que la vigilancia de un adulto es fundamental. Aunque el andador esté diseñado para otorgar autonomía al niño y que este pueda desplazarse por la casa con libertad, siempre es importante que echemos un ojo para evitar cualquier accidente. Recuerda que ellos no tienen el más mínimo sentido del peligro.

¿Existe alguna normativa que regule los andadores?

A pesar de que siempre intentemos comprar los artículos de puericultura en tiendas certificadas para asegurarnos de la calidad y homologación de los productos, es importante conocer la normativa que los rige. En este caso, la norma UNE-EN 1273:2005 de la Normalización Española regula los requisitos de seguridad de los andadores.

Además de cumplir con los requisitos indicados en esta normativa, también es fundamental que, en tanto que juguete infantil, el andador que escojamos lleve la marca CE de Conformidad Europea. Pueden parecer muchas cosas, pero nunca será demasiado si hablamos de la seguridad de nuestros hijos, ¿verdad?

¿El andador requiere un mantenimiento especial?

En realidad, no. Simplemente habrá que asegurarse de que siempre se encuentre lo más limpio posible. Más por una cuestión de salud del bebé que por el propio andador. Los fabricantes procuran que los asientos tengan una funda de tela que se pueda meter en la lavadora. Además, podemos pasar un paño húmedo por las zonas de las actividades para quitar el polvo.

Criterios de compra

Seguramente, vayas a darle mil vueltas a la compra del andador en busca de la opción que mejor se adapta a tu bebé. No te preocupes, lo hacemos todos. Lo importante es hacerlo con cabeza. Lo más recomendable es fijarnos en ciertos criterios de compra que inclinarán la balanza hacia un modelo en concreto. Ese será el elegido. Te lo explicamos:

  • Edad
  • Diseño
  • Resistencia
  • Materiales
  • Seguridad

Edad

En primer lugar, algo que debemos tener muy en cuenta es si nuestro hijo tiene o no la edad adecuada para empezar a utilizar un andador o tacataca. Recuerda que es importante que, antes de que este producto llegue a su vida, debe saber colocar la espalda recta y ponerse en posición erguida por sí mismo.

Y lo mismo pasa al contrario. Si ya ha llegado el momento en el que es capaz de mantenerse de pie, aunque necesite algún punto de apoyo, se nos ha pasado el momento de este artículo y deberemos ir directamente al correpasillos. Por ello, la edad recomendada de uso del andador es entre los seis y los ocho meses.

Andador paa bebé

Como no podía ser de otra manera, si se trata de un artículo infantil que nuestro hijo va a utilizar a diario y con el que va a ir de acá para allá todo el día, tendremos que pensar en la resistencia. (Fuente: Suwannaphoom: 97943785/ 123rf.com)

Diseño

Cuando hablamos del criterio de compra del diseño nos referimos a dos aspectos fundamentales de los andadores. Por un lado, al hecho de que el artículo cuente con una estética atractiva para el bebé, es decir, que consiga atraerle y que quiera jugar con él. En este sentido, los colores vivos, los sonidos y las luces suelen funcionar muy bien.

Por el otro, hacemos referencia a las actividades que incluye el producto. Hemos visto que estas pueden ser muy variadas e, incluso, estar especializadas en diferentes campos (los coches de carreras o el mar, por ejemplo). Llegados a este punto, nos toca, por supuesto, elegir por él, pero siempre pensando es su personalidad.

Resistencia

Como no podía ser de otra manera, si se trata de un artículo infantil que nuestro hijo va a utilizar a diario y con el que va a ir de acá para allá todo el día, tendremos que pensar en la resistencia. Debe ser un andador duro, a prueba de todos los golpes que seguro va a recibir cuando el peque coja confianza.

Lo más recomendable en estos casos es que se utilice el plástico. Las características de este material lo hacen duradero y, además, muy fácil de limpiar. Bastará con pasar un paño húmedo por encima de las superficies para que parezca como nuevo.

foco

¿Sabías que desde 1997 se emitieron nuevos parámetros de seguridad en cuanto a los andadores para bebé? Ahora son más anchos para que no puedan pasar por la mayoría de las puertas, o tienen frenos que los detienen en el borde de un escalón.

Materiales

Otro de los grandes requisitos que debe cumplir nuestro andador ideal es que los materiales con los que esté fabricado sean adecuados para el pequeño. Por una parte, estos materiales deben ser respetuosos con la piel del bebé, que ya sabemos que tiende a irritarse con facilidad, sobre todo en la zona del asiento.

Por ello, esta zona suele estar cubierta por una funda de tela suave y cómoda que se podrá lavar en la lavadora siempre que se necesite. Además, y muy relacionado también con el criterio de compra anterior, es muy importante que sean materiales de calidad que vayan a resistir el enorme uso que acabaremos haciendo de este producto.

Seguridad

En último lugar, hablamos de uno de los factores más importantes. Parece que no hace falta advertir de la importancia que tiene que el andador que ofrezcamos a nuestro hijo esté homologado y cumpla con los requisitos de seguridad establecidos en la normativa vigente, pero no está de más que lo comprobemos.

Por supuesto, y ahora ya en nuestra mano, es fundamental que hagamos una revisión del andador en este sentido antes de su primer uso y de manera rutinaria. Con esto nos referimos, por ejemplo, a comprobar que no hay piezas que puedan desprenderse ni ranuras en las que el bebé pueda meter los dedos por accidente.

Andador

No hace falta advertir de la importancia que tiene que el andador que ofrezcamos a nuestro hijo esté homologado y cumpla con los requisitos de seguridad establecidos en la normativa vigente. (Fuente: Saengnarongrat: 48153465/ 123rf.com)

Resumen

¡Se acabó lo de pasarse el día entero tumbado o sentado en la hamaca! Ya ha llegado el momento en el que tu pequeño va a empezar a utilizar el andador y se pasará los días de un lado a otro de la casa. Esto, además de parecerles tremendamente divertido, fortalecerá los músculos de sus piernas y los preparará para cuando deban aprender a caminar.

Además, el uso del andador otorga mucha libertad y autonomía al niño, lo que despertará su curiosidad y su interés por conocer el entorno que le rodea. Con esta gran cantidad de ventajas, no es de extrañar que este sea uno de los artículos de puericultura más antiguos y que todavía hoy se siga utilizando.

Si te ha gustado nuestra guía sobre andadores, compártela en redes sociales y déjanos un comentario.

(Fuente de la imagen destacada: Kośmider: 55970415/ 123rf.com)

Califica este artículo

1 Star2 Stars3 Stars4 Stars5 Stars
26 Voto(s), Promedio: 4,50 de 5
Cargando…